ELLA V

CAPÍTULO V

Allí estaba él con su tesoro. Al fin tenía a la mujer de su vida a los pies de la cama, el problema estaba en que no era un cuerpo con vida. Ella estaba muerta y el hedor hacían de aquel cuerpo atractivo algo repugnante. Tanto es así que en pocas horas de haber conquistado al tercer amor de su vida, ya se había vuelto a desenamorar. La descuartizó y la depositó en el contenedor de materia orgánica pensando: «cómo se nos ha pasado el tiempo, cariño».


 

 

  • OBRA COMPLETAELLA
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close