Muda, siempre muda.

Ahora que lo veo todo con claridad
me dispongo a confesar
que me timaron con crueldad
y no me volverán a engañar.

Su moneda de cambio era la indiferencia
Ya me advertía la conciencia :
No seas mosca me decía,
Puto cristal le respondía.

Como ella no había ninguna
Era apóstol de la luna
No me decía la verdad,
Se limitaba a la mitad.

Por sus arterias fluían venenos
Y por la yugular pensamientos
Por ello descubrí su enfermedad
no era taquicardia, sino era malestar.

Labios y nuca,
Siempre muda…
¿Sordo?
No…¡TONTO!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close