Muda, siempre muda.

Con estos cinco cuartetos cuento una experiencia propia no muy lejana. El poema cuenta lo que está escrito, sin mas ni menos, esta todo bastante claro.

Ahora que lo veo todo con claridad

 me dispongo a confesar

 que me timaron con crueldad

 y no me volverán a engañar

·

 Su moneda de cambio era la indiferencia

 Ya me advertía la conciencia :

 No seas mosca me decía,

 Puto cristal le respondía.

·

Como ella no había ninguna

 Era apóstol de la luna

 No me decía la verdad,

 Se limitaba a la mitad.

·

Por sus arterias fluían venenos

 Y por la yugular pensamientos

 Por ello descubrí su enfermedad

 no era taquicardia, sino era malestar.

·

 Labios y nuca,

 Siempre muda…

 ¿Sordo?

 No…¡TONTO!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s